Novedades
{"ticker_effect":"slide-v","autoplay":"true","speed":3000,"font_style":"normal"}

Nuevo Curso

LA POLITICA DESDE LA CLASE OBRERA Y LA LUCHA DE CLASES

             La democracia, nos induce hoy por todos los mecanismos de dominación de masas posibles, a una construcción ideológica cultural hegemónica que nos muestra a todos juntos y solidarios con la empresa, con el patrón, con la marca, con el gendarme, aunque permaneciendo cada uno en su lugar. En ese contexto, no  es bueno poner la vista en el modelo acumulativo interno, y sus notorias desventajas para quien vive de un salario o peor aún  si se encuentra desempleado y librado a su suerte y mucho menos, intentar revertir ese orden de cosas por via de una instancia superadora, que termine con la contradicción capita trabajo.
                 El gobierno y el sistema, por vía ideológica en conexión con  sus intereses específicos   nos hizo escuchar ayer,  por reiteración sobreabundante,de discursos y acciones simbólicas  que nuestra economía sólo funciona si estamos todos juntos, y en ese escenario le quita sentido histórico al golpe genocida y su continuidad por otros medios, por vía de la democracia formal, reducida al voto cada tanto.  

                  De esta forma, adherir a esta arquitectura política, es estar  en una situación  que rememora a la posición que gran parte de la sociedad, por tiempo prolongado adoptó frente  ql golpe genocida con asentimiento omisivo   y sentir la camiseta del explotador siendo en realidad explotado  .
               Todo esto  deja la premisa inversa como imperativo categórico para la clase trabajadora: luchar por constituirnos en clase política  por via del  cambio social y la abolición de la dominación burguesa, es decir , la ruptura con lo dado
                Por eso quien no acepta esta ruptura con la sociedad capitalista, necesariamente, está entre los que ayer votaron positivo
                    En el mismo sentido, el relato ideológico que llega a hablar de  fobia a las revoluciones trae como corolario, la legitimación del conservadurismo burgués, que solo busca establecer  falsa conciencia , alegando que , fuera de la democracia liberal sólo se encuentran variantes totalitarias, estatista en la que deposita toda la responsabilidad por las condiciones de existencia social actual-

Sin embargo a diario, la política burguesa cuando se siente amenazada , sale de su propia legalidad, y cometen las mayores aberraciones sobre el género humano, como lo es la muerte sistemática y por controlado goteo, de nuestros jóvenes de las barriadas populares . El sufragio universal, ahora invocado para descalificar a las demás formas de intervención colectiva (como las huelgas, los cortes de rutas, los piqutes) se ha vuelto el eje estratégico de toda acción política, es esa su punzante pedagogía de la sumisión.

.
Usted qué diría si y quien se postula como técnico de un equipo con problemas , llega al día del partido con un manual bajo el brazo y en cada jugada del oponente busca un capítulo del apunte fotocopiado. Sustituya los elementos de la escena y ubique en su lugar a dos muchachos llevando una bandera que dice grande el nombre de una organización.
Estar con esa bandera tiene una significante clara. Estoy ahí porque entiendo que no voy a ser reprimido, ni atacado , ni agredido. Sin embargo, si pienso que estoy ahí porque me pronuncio contra la sanción de una ley , que los operadores políticos de la burguesía dominante juzgan imprescindible , la consecuencia a tener presente es que mi presencia no ha de ser bendecida. Si además veo que en semanas anteriores denuncié una “campaña” contra las organizaciones sociales y políticas que luchan esa orientación interpretativa toma fuerza.
Podrá pensarse que es simple negligencia de quienes lo convocan a la plaza, a marchar y “luchar”, a sabiendas que existe una normatividad que le es absolutamente hostil y está prefigurada para dar forma al despliegue represivo justificado por los mismos integrantes de las agencias represivas del Estado y grupos o bandas paralelas a esa estructura . Pero si se aprecia con un poco más de profundidad que por sobre las simples apariencias, se podrá tomar en consideración que las acciones de visitar la plaza como si fuera un turista venido del interior del país, tiene su matriz en la propia construcción ideológica de quienes convocan , todos ellos centrados en la idea de que forman parte de una república a la que puede modificarse su realidad por vía de propaganda y acción parlamentaria todo lo cual lleva a tener al voto como la única y exclusiva corporeización del arma de la crítica.,
Sin embargo, ayer la realidad exhibió su objetividad. El poder burgués desplegó sus herramientas, preconcibió escenarios y los puso a la consideración del pública y para cerrar la jornada terminó la payasada parlamentaria con sonrisas en un paradigma de los voceros del genocidio y a una víctima de ese genocidio llamada a silencio.
En el diario Pagina 12 dice en su edición impresa de hoy 13 de junio 2024 haciendo una crónica de lo sucedido que “Un par de autos fueron incendiados y los grandes medios responsabilizaron a los manifestantes .Poco después videos mostraron que una de las personas que atacaron los autos en realidad era un policía de civil”

En definitiva, una situación que escenifica las reglas de juego. Determina que el poder político de la burguesía tiene crisis por cuestiones de intereses contrapuestos a su interior pero se unifica en un formato represivo, profesionalizado que cuenta con la inestimable ayuda de quienes entienden que la lucha contra el poder burgués es cuestión de sumar personas en una plaza y abrir carteles, tomar megáfonos para amplificar una voz que no llega, porque el propio vociferante erra el camino por donde ir. Diputados golpeados, personas encarceladas que responden a grupos autoproclamados , heridos son el resultado de este tipo de escaramuzas .
Lo necesario es repudiar la represión. Lo correcto es ayudar a que quienes fueron privados de libertad la recuperen . Lo correcto es entender como en su momento lo hizo Engels que los medios de lucha exigen profesionalidad en quienes conducen . Que las determinaciones políticas presiden las decisiones concretas de la acción . Lo necesario es entender que se trata con el Estado y tener claro qué es el Estado y fundamentalmente que la crisis de reproducción del capital no implica su caída sino la implementación por la clase dominante de métodos más alejados del diálogo y la convivencia en la sociedad civil.

La conciencia revolucionaria de la clase trabajadora, en cuya conformación debemos concentrar nuestros esfuerzos cotidianos, es la convicción de que las quejas sólo pueden ser satisfechas por la transformación de las instituciones existentes y por el establecimiento de otra organización social. Contra todo lo alguna vez pensado y alentado, no surge de manera espontánea, y sin una movilización política y una efervescencia intelectual previas y en eso se inscribe, la militancia portadora y gestora del relato revolucionario.
Dicho en otras palabras, los relatos básicos que sostienen de manera fundamental los esfuerzos conscientes de los trabajadores y oprimidos guardan relación necesaria con los relatos que la mayoría acepta sobre las luchas e injusticias pasadas. Son formas que se adoptan para darle sentido al pasado , y posibilitar el futuro , tanto más en nuestro presente donde la demanda de quienes luchamos es antes que nada defensiva, y quienes se movilizan y luchan , pretenden restablecer un contrato social que juzgan violado por los patrones, los propietarios de tierras, los banqueros, los gobernantes. Pan, trabajo, una vivienda, estudios, un proyecto de vida, la representación de una existencia despejada de sus aspectos más dolorosos de la sociedad de El Capital, pero no una sociedad superadora de las contradicciones capitalistas y las instituciones del Estado burgués

NUEVO CURSO